Música para desafiar a los cañones

Programa 3 Música para desafiar a los cañones

Del programa emitido el 1 de diciembre de 2018

Apenas quince músicos hambrientos y enfermos dirigidos por Dmitri Shostakovich desafiaron al ejército alemán en 1942. Pedro Vázquez Marín recupera esa sinfonía que se convirtió en un símbolo contra la intolerancia

Miguel Fernández: Esta música nació para resistir. Un 9 de agosto de 1942 sonó esta música en el recinto de la Orquesta Filarmónica de Leningrado, durante el peor momento del cerco alemán a la ciudad. Fue necesaria una meticulosa preparación artillera para evitar que se produjera un ataque al teatro donde en ese momento estaban escuchando esta música la plana mayor del ejército rojo, del partido comunista y del gobierno soviético, y por supuesto se trasmitió por la radio, con lo que el enemigo, o sea, los alemanes, también tuvieron la posibilidad de escucharla. Claro, los alemanes ¿qué hicieron?, pues intentar cañonear el teatro. Pedro Vázquez Marín, ¿cómo estás?

Pedro Vázquez: Hola Miguel, muy bien. Vaya historia la de esta música, muy dura. Leningrado se llama además esta sinfonía nº7 que, aunque empezó a componerla un poco antes, fue en ese verano cuando Shostakovich le dedicó todo su ahínco precisamente para que se resistiera contra ese enemigo que estaba intentando invadir la ciudad. La verdad es que fue un estreno muy emotivo, muy duro porque los músicos estaban muertos de hambre sin ninguna capacidad física para tocar, eran 15 músicos al principio, por lo que el ejército rojo tuvo que hacer un llamamiento a las filas para buscar músicos entre los militares que pudieran estrenar esta obra y los ensayos, pues imagínate cómo fueron Miguel fueron cuanto menos bastante tediosos y duros porque se mareaban soplando, se disculpaban cada 10’ porque se les ponía la visión “en negro”…

M: pero la música se convirtió en una poderosa arma de guerra porque sonó en Leningrado pero inmediatamente se extendió a otros países, a EEUU por ejemplo…

P: de hecho el estado mayor puso altavoces por las calles para que lo que se escuchaba en el teatro se pudiera escuchar por las calles de la ciudad y ponían esta sinfonía para que el pueblo de Leningrado, actualmente San Petersburgo, tuviera ese sentimiento de orgullo y pudiera resistir a la invasión y al hambre porque cortaron toda la entrada de alimentos y San Petersburgo sufrió muchísimo y murieron miles de personas de hambre

M: la historia de cómo la obra llega también a EEUU es digna también de una novela, de una película, porque se microfilmaron las partituras y como si fuera un documento de alta seguridad pues se envió hasta EEUU donde Paganini la estrenó con bastante éxito

P: de hecho la microfilmaron como tú has dicho y la pasaban en calcetines de contrabando, como si fuera material de alto espionaje. La obra ha perdurado como un grito ante al totalitarismo y se sigue interpretando con el sentimiento que crea… con la caja de fondo que hemos escuchado antes, y fíjate lo alegre que es y cómo está pensado ese momento de plenitud para recordar todos esos momentos de tristeza y de fortaleza en el fondo porque se soportó, se luchó y se ganó y se triunfó y yo creo que se ha convertido en un grito de libertad y de no rendirse

M: Creo que al señor Shostakovich debemos traerlo al programa con más frecuencia porque es un ejemplo de alguien que no estuvo nunca dispuesto a rendirse pero en fin eso es parte de otra historia y ya la contaremos.

P: Sí, ya la contaremos Miguel.

 

Escucha la sección completa en este enlace

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies